Aulas tecnológicas, aprendizaje eficiente y colaborativo

Aulas tecnológicas, aprendizaje eficiente y colaborativo

La digitalización de las aulas se ha convertido en una realidad durante el último año pues ha sido favorecida en buena medida por la crisis sanitaria del Covid-19. En pocos meses se ha avanzado a una velocidad inesperada con plazos que parecían prolongarse durante años. Los estudiantes han trasladado la clase al ordenador, el celular o la tablet y los profesores han acogido las nuevas tecnologías como un soporte donde apoyar un aprendizaje bidireccional que establece relaciones mucho más enriquecedoras.

De la tiza y la pizarra a las TIC. Hemos acogido con éxito los nuevos dispositivos porque tienen ventajas añadidas como la ruptura de barreras geográficas. Además, son mucho más útiles para los actores implicados en el proceso: docentes y estudiantes. Los primeros hablan de la tecnología como un instrumento para mejorar las habilidades en un mundo cada día más tecnológico y los estudiantes son más creativos, autónomos y pueden mejoran competencias en habilidades transversales. En resumen, es un win win que incluye beneficios como:

  • La pantalla es un escaparate al conocimiento, una herramienta de comunicación y una ventana abierta a compartir contenido y motivar a los estudiantes.
  • Los alumnos pierden miedo a expresarse libremente y pueden desarrollar mejor su creatividad.
  • Las relaciones son más directas, colaborativas y se resuelven dudas prácticamente en tiempo real.
  • Los formatos digitales generan interacciones que conectan con otras disciplinas y enriquecen la formación.

 

Hemos hablado ya del aprendizaje online en tiempos de pandemia y de cómo la tecnología se ha convertido en un instrumento facilitador. Se han roto las fronteras espacio temporales y existe una mayor flexibilidad para que la formación se desarrolle en las circunstancias más óptimas. Además, la educación ha cambiado pasando del protagonismo de la memorización al desarrollo de nuevas habilidades que preparan a los estudiantes para la vida real. A pesar de ello, generalizar el uso de la tecnología pasa por implicar a los centros educativos, docentes y contar con las infraestructuras necesarias para la enseñanza de calidad.

En BIU University impartimos formación online e implicamos a todos nuestros equipos para aportar valor a nuestros estudiantes. Además, trabajamos en la mejora de procesos y buscamos aportar valor y acompañar a los alumnos durante todo el proceso formativo. Esta relación directa con ellos es un elemento que nos diferencia y hace únicos.

La formación digital, un camino estimulante y retador

Las Naciones Unidas (ONU) calculan que el año pasado la inversión en transformación digital para América Latina se incrementó un 40% respecto a 2019. A pesar del salto, quedan pendientes retos relacionados con el uso del Big Data para mejorar los procesos educativos. También es necesario avanzar, invertir y formar en ciberseguridad, implementar nuevas infraestructuras más eficaces y eficientes, agilizar los intercambios de información o actualizar plataformas.

Tecnologías como el Blockchain, el almacenamiento en Cloud, el coworking, el trabajo en remoto, el Internet de las Cosas, la analítica de datos (para identificar oportunidades o ineficiencias) o la realidad aumentada proporcionan nuevas formas de trabajar y aprender basadas en la tecnología. Gracias a ellas, se consiguen flexibilizar los sistemas de enseñanza, personalizar las iniciativas a la medida de los estudiantes (con formaciones “a la carta” que convierten sus debilidades en fortalezas), especializar las aulas y desarrollar nuevos softwares educativos.

Escuelas de negocio y universidades vivimos un nuevo reto pues la tecnología multiplica las líneas de investigación y el desarrollo de nuevas metodologías de aprendizaje. Todo esto es un reclamo para los estudiantes y un motivante a la hora de proporcionar una formación diferenciada y de calidad. En Broward International University hemos diseñado una metodología de enseñanza cien por cien online basada en la experiencia de aprendizaje activa.

Vivimos en un mundo hiperconectado y los educadores y estudiantes han desarrollado nuevas exigencias que rompen con el modelo tradicional y recurren a un aprendizaje completo y a largo plazo. La conectividad está vinculada con el conocimiento omnipresente y el desarrollo de nuevas habilidades relacionadas con la autogestión del aprendizaje. En definitiva, estamos inmersos en un proceso de disrupción educativa que abre las puertas a nuevas relaciones y formas de aprender (Visual y Design Thinking). Un momento óptimo para potenciar la creatividad, investigar, compartir y aplicar conocimientos.

Esperamos haberte convencido de los beneficios que tiene la formación online. En Broward International University queremos responder a las necesidades reales del mercado y ofrecer una enseñanza flexible e innovadora. Por esto, nuestras maestrías 100% virtuales están diseñadas bajo un modelo de enseñanza que promueve el pensamiento crítico y el trabajo en equipo para capacitar a los estudiantes de hoy para dar forma a un futuro mejor.

No Comments

Post A Comment